Descreídos Miércoles, 20 abril 2016

El secreto de los inocentes

Fieles a nuestra costumbre de criticar y exponer las pseudociencias y los mitos generalizados como la astrología o varios tipos de “terapias alternativas”, esta vez nos volcamos hacia un asunto íntimamente relacionado con las “energías”, tan frecuentemente hablado en círculos esotéricos y cafés de Barranco. Se trata de “El secreto”, una pseudociencia o pseudofilosofía que cada vez se vuelve más popular en nuestro país y que incluso fue el tema central de una gran conferencia en Lima en el 2009, nada menos que en el Estadio Nacional.

Escribe: Víctor García-Belaúnde, director de la SSH

El secreto es una película de autoayuda que utiliza el formato de los documentales para presentar la “ley de la atracción”. Se vale de una serie de entrevistas con mensajeros espirituales, visionarios, maestros de feng shui, empresarios exitosos, físicos cuánticos y filósofos. La “ley de la atracción” postula que los sentimientos y pensamientos “atraen” eventos similares en el mundo donde se vive. Así, “el trabajo del cosmos” interactúa directamente en la vida física, emocional y profesional de las personas. Sin embargo, “el secreto” nunca fue develado al público, supuestamente, hasta el estreno del documental. Al parecer, sólo ha sido utilizado por unas pocas personas para mantener el poder a lo largo de la historia.

SECRETOS FAMILIARES: en octubre del año pasado se lanzó el libro "El poder de la imaginación de Henry", primera incursión de los secretistas en el lucrativo mercado editorial infantil. La autora es Skye Byrne, nada menos que la hija de la creadora Rhonda Byrne. Así el negocio queda en casa.

SECRETOS FAMILIARES: en octubre del año pasado se lanzó el libro “El poder de la imaginación de Henry”, primera incursión de los secretistas en el lucrativo mercado editorial infantil. La autora es Skye Byrne, nada menos que la hija de la creadora Rhonda Byrne. Así el negocio queda en casa. Foto: Captura The Secret

¿Qué es la “ley de la atracción”?

Eso es algo que nunca se explica cuidadosamente, ni en el documental ni en la página web (http://thesecret.tv) ni en el libro, por lo menos en términos científicos, es decir, empíricos y con la posibilidad de ser replicados en cualquier parte del mundo. Pero, por supuesto, las menciones al término “cuántico” están a la orden del día.

Según la mecánica cuántica, existen cuatro fuerzas físicas en el universo: i) la fuerza fuerte, ii) la fuerza débil, iii) la fuerza electromagnética y iv) la fuerza gravitatoria, cada una transmitida por partículas subatómicas distintas. i) La fuerza fuerte es transferida por los gluones, que mantienen unidos a los protones y neutrones. Los gluones conservan unidos a los átomos y unen átomos más livianos para formar átomos pesados mediante un proceso llamado fusión nuclear. La fuerza fuerte hace que las estrellas brillen. ii) Por otro lado, la fuerza débil es transmitida por los bosones W y Z, que tienden a dividir los átomos. Gracias a ella podemos liberar la energía atrapada en los núcleos. Este proceso se llama fisión nuclear, y por él existen las plantas nucleares y las bombas atómicas. iii) La fuerza electromagnética es transmitida por los fotones y puede repeler o atraer, dependiendo del tipo de carga. iv) Por último, la fuerza gravitatoria es transmitida por el gravitón, gracias a la cual los astros se mantienen en sus órbitas.

El modelo estándar todavía no conoce la partícula encargada de hacer creíble este documental.

SECRETAZO: ni el Modelo Estándar conoce la partícula encargada de hacer creíble este documental.

Otra manera de entender la “atracción” en términos físicos es mediante la teoría de la relatividad, donde los objetos masivos no se atraen por los gravitones, sino porque han deformado el espacio-tiempo y caen como en un hoyo, siguiendo sus curvaturas. Ambas teorías compiten o se complementan, pero contienen leyes precisas que pueden ser corroboradas.

¿Qué tipo de partícula o deformación espacio-temporal es responsable de “la ley de la atracción”?

Los físicos del documental nunca lo explican en términos cuánticos ni relativistas y nunca echan mano a sus estudios, sino que se precipitan al decir que dicha ley ”determina nuestra vida”, y que si la aplicamos podemos “alinearnos con el cosmos”. ¿Cómo los gluones o gravitones o la deformación espacio-temporal afectan nuestras vidas? Bueno, sin la fuerza fuerte no existirían átomos y sin la gravitatoria no habría planetas ni estrellas, no existiría el universo por lo menos como lo conocemos. Pero postular que dicha fuerza puede ser controlada por nuestro pensamiento y que mediante el pensamiento positivo atraemos situaciones positivas, es como afirmar que por colgarnos imanes en el cuerpo vamos a atraer a personas amables y repeler a los necios.

No hace falta referirse a ninguna teoría física para sostener que los pesimistas aplican su visión del mundo a lo que hacen y que seguramente les iría mucho mejor si tuvieran pensamientos positivos. Pero afirmar que mediante los pensamientos se generan “ondas expansivas” que modifican el cosmos a nivel atómico, atrayendo lo que se piensa, es buscarle tres pies al gato.

Muchos psicólogos han estudiado nuestros pensamientos y emociones y cómo estos intervienen en nuestro comportamiento para generar las profecías autocumplidas (es decir, acabar siendo lo que pensamos). Ellis estudiaría esta cuestión más al detalle, al crear la famosa teoría del ABC que luego se adaptaría para el uso clínico. Ellis postuló que era irrelevante lo que sucedía en nuestras vidas, y que lo realmente determinante era cómo interpretamos dichos sucesos. Lo que importa no son los acontecimientos vividos, sino las creencias que elaboramos a partir de ellos. Son nuestros pensamientos los que determinan nuestra conducta. Entonces, queda claro que para modificar nuestro comportamiento primero hace falta cambiar nuestras creencias. Por ejemplo, si creo firmemente que “soy un bueno para nada” entonces fracasaré en todo lo que haga, tan simple como eso. Para ello no hace falta siquiera estudiar a Ellis, tan sólo aplicar el sentido común. Lamentablemente, el sentido común “suele ser el menos común de los sentidos”.

¿Qué beneficios puede traer este documental?

Lo mismo que a las personas que van a los brujos a que les pasen el cuy o el huevo, El secreto tiene llegada a las masas, por eso mismo es un best seller (como dijo Machado, de diez cabezas una piensa y nueve embisten). Utiliza la ciencia y la lleva al extremo, parte de afirmaciones razonables y se avala en la física para postular la existencia de un “orden cósmico” que podemos alcanzar mediante nuestro pensamiento, pero que es indescriptible en términos materiales. Estos aventureros ya son bien conocidos en la comunidad científica y muchos los identifican como pseudocientíficos. Están por todas partes, vendiendo productos que no funcionan o que funcionan únicamente mediante un mecanismo conocido por los médicos como efecto placebo, o por los psicólogos como simplemente sugestión. Las personas desprevenidas y con ansias de justificar toda su existencia mediante un solo principio caen fácilmente víctimas de la pseudociencia.

EL SECRETO ESTÁ EN EL MARKETING: aunque el inicio de este imperio de la autoayuda estuvo en la película estrenada en 2006, la guionista Rhonda Byrne lanzó poco después en el mismo año el primero de una serie de libros. A "El secreto" siguieron "El poder", "La magia" y "Héroe", además de libros complementarios ("Enseñanzas diarias", "El libro de la gratitud", "Reflexiones diarias"). Recientemente, se han agregado títulos para adolescentes y niños. Los principales libros están traducidos a 52 idiomas, y se encuentran disponibles en múltiples formatos: impreso, audiolibro, descarga, e-book y aplicación para celulares.

EL SECRETO ESTÁ EN EL MARKETING: aunque el inicio de este imperio de la autoayuda estuvo en la película estrenada en 2006, la guionista Rhonda Byrne lanzó poco después en el mismo año el primero de una serie de libros. A “El secreto” siguieron “El poder”, “La magia” y “Héroe”, además de libros complementarios (“Enseñanzas diarias”, “El libro de la gratitud”, “Reflexiones diarias”). Recientemente, se han agregado títulos para adolescentes y niños. Los principales libros están traducidos a 52 idiomas, y se encuentran disponibles en múltiples formatos: impreso, audiolibro, descarga, e-book y aplicación para celulares.

¿Quiénes están detrás?

El secreto ha sido producido por Prime Time Productions, y escrito por Rhonda Byrne y todo un elenco de personas que se autodenominan “científicos religiosos”. Seleccionan las teorías científicas y las adaptan para justificar el orden cósmico y finalmente la existencia de Dios, cuando ambos sistemas, el científico y el religioso, son fundamentalmente distintos: uno investiga la materia y el otro postula la existencia de entes inmateriales, inaprensibles por lo menos mediante el método científico. Este propósito se mantiene latente durante todo el documental, hasta que la cuestión termina siendo evidente cuando aparece escrito en la arena, momentos antes del fin, el imperativo: siente a Dios. Agudicemos los sentidos y no nos dejemos sorprender por la envoltura.