Descreídos , sociedad Martes, 7 enero 2020

Esto es lo que necesitas saber sobre los incendios en Australia (y cómo nos afectan)

Título original: ¿Qué causa los incendios forestales en Australia? – entrevista al Dr. Héctor Aponte

Por: Piero Gayozzo – Miembro de la SSH

 

La alta frecuencia de los incendios forestales es inusual.

La alta frecuencia de los incendios forestales es inusual.

En las temporadas de primavera y verano, los bosques de Australia suelen ser azotados por incendios que afectan negativamente la biodiversidad. Esta semana, el país ha vuelto a arder y en poco tiempo se ha convertido en uno de los mayores desastres ecológicos de los últimos años.

Héctor Aponte*, especialista en conservación de humedales, nos responde algunas preguntas a propósito de lo que está ocurriendo en Australia.

Héctor Aponte

Héctor Aponte

— ¿Qué tan usual es que en temporadas secas se inicien incendios en los bosques?

Aunque parezca extraño, los incendios en las épocas secas son usuales. Lo que no es usual son su alta frecuencia e intensidad… cosa que está ocurriendo en todo el mundo.

— ¿Sabe usted si  se ha podido estimar la cantidad de especies afectadas por este suceso?

El profesor Chris Dickman (de la universidad de Sydney y experto en biodiversidad) ha hecho un cálculo basado en los animales (los grupos más resaltantes) afectados por deforestación, indicando que se trata de más de 400 mil millones de animales afectados. Pueden ver un informe al respecto en este enlace de la BBC. Como se dan cuenta, la declaración no habla del número de especies, sino de individuos animales.

— En América, el Amazonas estuvo en llamas durante varios días y se perdieron cerca de 2.5 millones de hectáreas. Bolsonaro y otros personajes adujeron que la razón de ello fue la temporada seca. ¿Es posible que el Amazonas arda como consecuencia de olas de calor?

Las olas de calor son un fenómeno distinto, caracterizado por el aumento de la temperatura sobre la media máxima de forma sostenida, que generalmente afecta a los humanos (en efecto, los reportes de olas de calor están hechos en función de estas variables). Lo que estamos apreciando son temporadas secas más intensas y prolongadas, algo conocido como «extremalización del clima». Ello hace que la temporada de lluvias sea cada vez más tardía (y muchas veces llega condensada en una muy corta temporada de lluvias torrenciales, que resulta igual de devastadora). La extremalización del clima hace más probables los incendios y genera escenarios propicios para eventos como los que estamos viendo.

— ¿Cuál es el procedimiento adecuado para evaluar los daños provocados por un incendio en la flora y en la fauna de un área?

Para evaluarlo debemos basarnos en estudios previos que nos indiquen la densidad y diversidad de especies por área, así como otros parámetros importantes (por ejemplo, carbono almacenado). Una vez ocasionado el incendio, se vuelven a realizar evaluaciones y se comparan los datos actuales con los previos. Si los datos previos  no existen, se pueden realizar estimaciones con ecosistemas similares o relictos del ecosistema no impactado (para algunas variables como carbono). Lo ideal es tener datos previos. Muchas veces, esto último no es posible.

— ¿Cuánto demora en promedio en regenerarse un ecosistema? ¿Existen  mecanismos para acelerar el proceso?

Esto depende del tipo de ecosistemas y del impacto. Posterior a los incendios, como en muchas sucesiones secundarias, las plantas que sobrevivieron deben de recuperarse. Su regeneración así como las condiciones que tenga el suelo, son vitales para que el ecosistema se recupere. En muchos casos el ecosistema se regenerará por sí mismo. En todos los casos el tiempo es variables y va desde años, hasta centenas de años. Debemos de considerar que, el estadío al cual se llegue después de un incendio, muy probablemente no será idéntico al inicial. A veces es útil facilitar el acceso de fuentes de agua (algunas plantas crecen mejor así, lo hemos observado en humedales incendiados en la costa de Lima) lo que facilita el proceso sucesional. Otras formas de restauración posterior a incendios las pueden encontrar en este enlace. Un estudio sobre los primeros estadios posteriores a incendios en humedales nos muestra como la cobertura vegetal se recupera rápidamente, pero en todas las especies no es igual de rápido y la biomasa vegetal puede demorar más tiempo en recuperarse al 100%.

— Aquí, en Lima, los humedales son áreas que también se han visto afectadas por incendios. Quizás el humedal de los Pantanos de Villa los haya sufrido con mayor recurrencia tal cual menciona en un estudio del 2015. ¿Cuáles han sido los factores que generaron que un humedal arda y qué tan críticas fueron las consecuencias?

En la costa de Lima los incendios no son naturales, todos son causados por el ser humano. En muchos casos, los humedales se han incendiado por quemas de basura; en otros casos, la quema de junco, totora u otra fibra han sido los causales. Para muchos de los incendios se tiene poca certeza de qué lo inicio; pero, como se indicó inicialmente, todos los incendios en los humedales de la costa de Lima son causados por humanos. Las consecuencias son múltiples, incluye la pérdida de decenas de hectáreas, la afectación de los nidos de las aves, especies de mamíferos afectadas y liberación de CO2 a la atmósfera. Hay un informe interesante en este enlace, sobre los incendios en Los Pantanos de Villa. Pueden ver también este vídeo sobre una investigación que hicimos sobre los incendios en los Pantanos de Villa.

— En términos generales, ¿cuál es la situación de nuestra biodiversidad? ¿Contamos con las medidas necesarias para preservar nuestro patrimonio ecológico?

La diversidad biológica de nuestro país y del planeta está constantemente bajo presión, ello por la contaminación (que causa procesos de eutrofización, acidificación de los océanos, la aparición de climas más extremos y todas las otras consecuencias del cambio climático), la extracción excesiva (con la caza excesiva y la sobrepesca), la introducción de especies foráneas, la destrucción del hábitat (por ejemplo, con el crecimiento urbano y el cambio de uso de suelo de reservas parae extracción de recursos) y la fragmentación de los mismos. Las medidas que puedan hacer que, poco a poco, disminuya el deterioro de los ecosistemas tienen que atacar estas principales fuentes de presión. Las medidas existen, pero tenemos mucho por delante. A lo largo de más de 4 mil millones de años, la naturaleza ha estado bajo presión constantemente, sin embargo, actualmente somos los humanos los que estamos causando estos efectos. Siendo una especie que se preocupa por sus impactos (que finalmente nos afectan a nosotros mismos), debemos tomar cartas en el asunto.

— ¿Es posible que el calentamiento global afecte el Amazonas o comprometa otras áreas como los humedales?

El cambio climático está afectando a todos los ecosistemas del planeta. Como estos impactos se ven de manera distinta en cada ecosistema, pareciera que no existen. En algunos ecosistemas no se notan aún, pero con los climas cada vez más extremos, se piensa que para el 2050, veremos cambios considerables en todos los ecosistemas del planeta y en los servicios que nos brindan a los seres humanos.

*Héctor Aponte es licenciado en biología, magíster en Botánica Tropical, magíster en Biodiversidad y Gestión de Ecosistemas y Doctor en Ciencias Biológicas por la UNMSM. Es profesor de la Universidad Científica del Sur e investigador asociado del Museo de Historia Natural de la Universidad de San Marcos. También es miembro de la Sociedad Secular Humanista del Perú, además de autor de diversos artículos científicos y libros.

Secured By miniOrange