Descreídos Sábado, 17 septiembre 2022

Personas de color, racismo y derechos humanos en el Reino Unido, por Daniel Beaton

Cabecera

La idea principal del informe de la Comisión Mixta de Derechos Humanos, titulado «Los negros, el racismo y los derechos humanos», ha sido el fracaso de los gobiernos a la hora de actuar sobre las recomendaciones anteriores en el ámbito de la igualdad racial. Como ocurre con la mayoría de los informes parlamentarios, sospecho que pocos lo leerán; sin embargo, algunos consideran que refuerza las afirmaciones sobre el racismo sistémico en el Reino Unido.

El Dr. Nasar Meer ha afirmado que el informe sugiere que el progreso racial puede estar empeorando en el Reino Unido, mientras que el grupo de reflexión sobre la igualdad racial Runnymede Trust afirma: «Este nuevo informe refuerza lo que ya sabemos: Las personas de raza negra y de minorías étnicas no gozan de los mismos privilegios y derechos que el resto de la población como consecuencia del racismo sistémico e institucional». No obstante, debemos tener cuidado a la hora de hacer deducciones sobre el racismo sistémico a partir de este informe. El término «racismo sistémico» oscurece un conjunto inmensamente complejo de fenómenos que sustentan las disparidades raciales de las que el informe da buena cuenta.

El racismo sistémico o institucional (los trataré como sinónimos) es la discriminación racial en instituciones sociales como la educación, la vivienda y la atención sanitaria. Desde que Stokely Carmichael acuñó el término racismo institucional en 1967, se considera que este tipo de racismo se caracteriza por su sutileza. Es menos fácil de identificar que muchas formas de prejuicio interpersonal, como el discurso de odio. Pero incluso los prejuicios inconscientes pueden acumularse y producir grandes efectos discriminatorios en el acceso a los bienes y servicios sociales. En el marco de la discriminación sistémica, las minorías raciales pueden encontrarse sin protección de la ley y los tribunales o sin acceso a una atención sanitaria de calidad.

Desde el acoso a los activistas negros durante la debacle del restaurante Mangrove en 1988 hasta la gestión del asesinato de Stephen Lawrence en 1993, la Policía Metropolitana ha sido acusada a menudo de racismo institucional; sin embargo, a veces el racismo que trasciende al individuo no está vinculado a una organización establecida, como la Met o el Servicio Nacional de Salud, por lo que a menudo se utiliza el término alternativo de racismo sistémico.

Como ejemplo de racismo sistémico, consideremos que la barra de colores [1] puede parecer un recuerdo lejano en Gran Bretaña, pero las suposiciones sobre el comportamiento basadas en estereotipos raciales pueden tener un impacto significativo sobre la oferta de una propiedad a un inquilino negro. Cuando muchos propietarios comparten el mismo prejuicio, tenemos un problema sistémico. Este tipo de sesgo acumulativo puede tener efectos en muchos otros ámbitos.

Dado que la discriminación es a veces difícil de identificar, los resultados dispares (prácticas discriminatorias no intencionales) se utilizan a menudo como medida indirecta. Pero los resultados dispares pueden tener muchas causas: algunas pueden ser el resultado de decisiones no coercitivas y otras de fuerzas sociales coercitivas que simplemente se correlacionan con la raza.

Para que algo cuente como racismo institucional o sistémico, creo que debe implicar un trato diferencial injustificado que sea motivado por la percepción de la diferencia racial.

Por ejemplo, si probamos la hipótesis de que los propietarios discriminan a los negros enviando de puerta en puerta a dos candidatos, uno blanco y otro negro por lo demás idénticos, y comprobamos que las respuestas son diferentes, podemos estar seguros de que la raza es el factor determinante. Sin embargo, si enviamos a nuestro potencial inquilino negro en harapos y a nuestro inquilino blanco en traje, la diferencia de trato puede tener otra explicación. Lo que buscamos entonces no son resultados dispares (discriminación indirecta), sino una discriminación basada específicamente en la raza. Esa es la idea de racismo institucional que se expone en la influyente investigación de Stephen Lawrence.

Sin embargo, la verdadera dificultad radica en el concepto de discriminación indirecta, en el que la igualdad de trato (o una política neutral) puede tener efectos dispares para las distintas clases protegidas. Por ejemplo, pedir a todos los empleados de un supermercado que manipulen carne de cerdo constituiría un trato igual, pero tendría un impacto dispar en los empleados musulmanes y judíos. En virtud de la Ley de Igualdad de 2010, esto se considera una discriminación legalmente procesable porque la religión, al igual que la raza, es una clase protegida.

Algunas formas de discriminación indirecta pueden tener un profundo impacto. Un ejemplo de ello es la diferencia en las penas impuestas a la cocaína en crack y a la cocaína en polvo en Estados Unidos, mientras que la inclusión de cláusulas de derechos adquiridos en la Ley de Inmigrantes de la Commonwealth de 1968 es un ejemplo en el Reino Unido. Aunque estas cláusulas no mencionan la raza, actuaron como una restricción de facto a la entrada de personas no blancas en el país porque la mayoría no podía demostrar una conexión familiar con el Reino Unido.

Pero, ¿hasta dónde hay que llegar? Supongamos que el estereotipo de la falta de puntualidad fuera un rasgo cultural genuino de los negros. Esto es algo ampliamente reconocido (al menos en tono de broma) en los ambientes informales de los negros e incluso la controvertida exposición del Smithsonian sobre la cultura de los blancos parecía avalar tal idea al afirmar que la cultura de los blancos, por contraste implícito, implica seguir «escalas de tiempo rígidas». Si las personas de raza negra mostraran ese rasgo y se encontraran desproporcionadamente sancionadas por su impuntualidad en el lugar de trabajo, esto crearía impactos raciales dispares. Sin embargo, a los ojos de la mayoría, esto no sería una discriminación legítima. La cultura no es una clase protegida, incluso si se correlaciona con la raza de varias maneras complejas y los empleadores tienen buenas razones para fomentar el cumplimiento estricto del horario.

Ni los resultados dispares ni el impacto dispar son suficientes para establecer un racismo sistémico. Esperamos que algún tipo de prejuicio racial impulse el resultado, de manera que, si todos los negros se despertaran mañana con cuerpos blancos y siguiéramos su progreso social, acabarían mejor que si hubieran seguido siendo negros.

El informe «Los negros, el racismo y los derechos humanos» comienza con la siguiente declaración «En respuesta al horrible asesinato de George Floyd en Estados Unidos, las protestas de Black Lives Matter en el Reino Unido han puesto de manifiesto una vez más el racismo y la desigualdad que existen aquí». Pero el hecho de que miles de personas se manifestaran en el Reino Unido para protestar por el asesinato de un estadounidense negro no demuestra más el racismo de Gran Bretaña que el hecho de que muchos británicos también se manifestaran contra los mercados de esclavos libios, lo cual demuestra que Gran Bretaña tiene un problema con la esclavitud moderna. El informe continúa: «Han llamado la atención sobre hechos como el escándalo Windrush, el informe de Public Health England que descubrió que las tasas de mortalidad por Covid-19 eran más altas entre las personas de grupos étnicos negros, asiáticos y minoritarios, y las tasas desproporcionadas de personas negras que son detenidas y registradas por la policía».

El informe declara explícitamente que su objetivo no era adquirir nuevos datos: se basa en seis investigaciones anteriores para muchas de sus conclusiones. Sin embargo, incluye los resultados de una encuesta realizada por la organización de investigación ClearView, que encuestó a una muestra representativa de unos 500 individuos negros. Los resultados revelan una profunda falta de confianza en ámbitos como la policía, la sanidad y la inmigración. La conclusión principal es que «la mayoría (más del 75%) de los negros del Reino Unido no cree que sus derechos humanos estén igualmente protegidos que los de los blancos». ClearView concluye: «Esta es una acusación condenatoria de nuestra sociedad y debe ser abordada como una cuestión de máxima prioridad política».

Sin embargo, las percepciones de las personas no demuestran por sí solas la veracidad de una afirmación, sobre todo si se trata de un fenómeno sociológico profundamente complejo. Además, la encuesta no preguntaba a los individuos sobre sus propias experiencias de incidentes racistas.

Otra complicación es que, en términos generales, a los negros les interesa exagerar el racismo, al igual que a los blancos les interesa restarle importancia. Las denuncias de racismo generalizado aumentan el reconocimiento social de los negros, al tiempo que restan la estima social de la que gozan los blancos. También hay incentivos económicos: hay muchas organizaciones cuya financiación depende de la percepción generalizada del racismo sistémico. No tiene mucho sentido restar importancia a cualquier discapacidad o desventaja en la sociedad actual y este hecho es bien conocido.

También hay que tener en cuenta el sesgo de negatividad: la gente no suele prestar atención a los cambios sociales positivos. La mayoría de las noticias son malas y -gracias a los medios de comunicación social- estamos inundados de más malas noticias que nunca. Un aspecto interesante de los datos encargados por ClearView es que las personas mayores tienen mayores índices de confianza en que se respetan sus derechos que los jóvenes. Esto puede deberse a que han vivido momentos aún peores en el pasado o a su alejamiento de las redes sociales. En cualquier caso, los investigadores deben tener cuidado de separar el efecto de la mayor información de los medios de comunicación sobre cuestiones raciales de un aumento del racismo real.

El alto ejecutivo de investigación de ClearView afirma que las percepciones de la gente pueden haberse basado en «experiencias directas de su vida, historias en la comunidad, así como en la investigación». Pero la investigación sólo pinta una imagen real cuando es rigurosa. Si encuestas como las de ClearView generan una creencia más firme en el racismo sistémico, entonces tenemos un proceso circular: la prueba del racismo sistémico es que la gente cree que el racismo sistémico está extendido y esa creencia está a su vez influenciada por el hecho de que mucha otra gente lo cree, como la gente aprende al leer los resultados de esas encuestas.

El informe también cita una serie de disparidades raciales preocupantes, como las siguientes:

  • Las tasas de detención en virtud de la Ley de Salud Mental en el grupo de negros británicos son más de cuatro veces superiores a las de los blancos
  • La tasa de mortalidad de las mujeres negras en el parto es cinco veces mayor que la de las mujeres blancas
  • En 2018/2019 los negros tenían 9,5 veces más probabilidades que los blancos de ser parados y registrados por la policía en Inglaterra y Gales

Sin embargo, la inferencia de que tales disparidades son causadas por el racismo sistémico es inestable. Cuando se trata del impacto de Covid-19, por ejemplo, el informe admite que hay una serie de explicaciones alternativas: «Los grupos BME están más expuestos porque es más probable que trabajen fuera de casa, que tengan trabajos en primera línea… y que tengan menos probabilidades de estar protegidos con un EPI adecuado, al tiempo que es más probable que vivan en viviendas multigeneracionales y que tengan niveles mucho más bajos de ahorros preexistentes para amortiguar el impacto económico del Covid-19».

En otras palabras, la clase social desempeña un poderoso papel. En relación con las disparidades en las tasas de mortalidad en el parto, la profesora Jacqueline Dunkley-Bent, jefa de obstetricia, dijo a la comisión: «Todavía no estoy segura de que sepamos por qué hay una desigualdad en los resultados sanitarios entre una mujer negra y una blanca. Tenemos explicaciones plausibles y las pruebas sobre comorbilidades son convincentes, pero hay algo más».

Aunque podemos estar de acuerdo con la doctora Christine Ekechi (citada en el informe) en que el racismo institucional también es un factor, las preguntas siguen siendo: ¿en qué medida es un factor y de qué manera? ¿Qué porcentaje de la variación de los resultados es atribuible a los prejuicios? Al fin y al cabo, hay una gran diferencia entre que el sesgo racial represente el 5% de los resultados racialmente dispares y que represente el 90%. Determinar las cifras y las causas reales es un trabajo difícil, pero no lo es calificar todas las disparidades de racismo sistémico.

Además, las atribuciones de racismo sistémico deben incluir la discriminación. Como el racismo está expresamente prohibido por la Ley de Igualdad de 2010, la discriminación racial suele ser encubierta y es más probable que se manifieste indirectamente. Pero jurídicamente hablando, algo sólo cuenta como discriminación indirecta cuando los empleadores o las instituciones carecen de una razón legítima para aplicar políticas que no producen impactos racialmente dispares.

Por ejemplo: si la policía tiene más probabilidades de ser asignada a zonas urbanas en las que residen proporciones más altas de personas negras que la media nacional, no hay razón para esperar que las detenciones se ajusten a los puntos de referencia de la población. Que esto cuente como racismo sistémico (a través de los impactos dispares generados) depende de si esta asignación de recursos policiales tiene una justificación no prejuiciosa. El diablo está en los detalles: si la prevención de las drogas es la justificación para que la policía dedique sus energías al centro de la ciudad, podríamos inclinarnos a cuestionar ese razonamiento, dado que el consumo de drogas es igualmente frecuente en todas las razas y el consumo de drogas es un delito sin víctimas. Pero si el objetivo es frenar la violencia, podríamos cambiar de opinión.

La delincuencia violenta tiende a agruparse en las ciudades y no se distribuye uniformemente por razas ni siquiera dentro de Londres. El censo de 2010 muestra que los negros representan el 13% de la población londinense (quizás más si consideramos a algunos mestizos como negros) pero, según la información de la Met, obtenida en virtud de la Ley de Libertad de Información, en 2010 hubo más de 18.091 acusaciones de delitos violentos en la calle en los que estaban implicados hombres, y más del 50% de los implicados eran negros. Evidentemente, esto condicionará los protocolos policiales y generará disparidades.

El informe de la comisión mixta cita a menudo disparidades basadas en puntos de referencia poblacionales, pero este tipo de puntos de referencia tiene un valor limitado cuando las poblaciones varían en sus características. ¿Significa esto que la policía y otras instituciones no discriminan a los negros? ¿Que los negros inocentes no son más propensos a ser detenidos y registrados injustamente? ¿Que los profesionales negros con coches de lujo no son perfilados como traficantes de drogas con demasiada frecuencia? Está claro que no, pero sí que algunas cosas son un lío. Lo que es cierto en el caso de las disparidades en la muerte por Covid-19, las tasas de mortalidad en el parto y las interacciones con la policía es cierto en todos los ámbitos: a menos que se haya realizado un cuidadoso análisis multivariante que controle todas las demás variables de confusión, el grado en que el racismo sistémico impulsa resultados desiguales sigue siendo un misterio.

Estas preocupaciones sobre la metodología no son una minucia: son fundamentales para entender la falta de tracción en cuestiones de igualdad racial. Aunque algunos de los problemas mencionados en el informe admiten soluciones sencillas (como el registro automático de votantes), otros fracasos reconocidos en la consecución del cambio social pueden deberse, en parte, a la falta de identificación de las causas específicas de la desigualdad racial. Los organismos gubernamentales siguen defendiendo de boquilla la idea de erradicar el racismo, pero la reducción de la desigualdad basada en la clase social y el nepotismo que impulsa las disparidades más amplias apenas parece figurar en su radar. En cuanto a un examen de los factores culturales e incluso del papel que la percepción del racismo puede desempeñar en la generación de mayores disparidades, eso se acerca demasiado a la culpabilización de las víctimas como para ser un área aceptable de investigación educada.

Artículo publicado originalmente en Areo el 24 de noviembre del 2020.

 

Notas

[1] Sistema social en el que a las personas negras y no blancas se les niega el acceso a los mismos derechos, oportunidades e instalaciones que a las personas blancas.

OFICIALES CABECERA WEB IET (2)

Secured By miniOrange