Descreídos Miércoles, 27 diciembre 2017

Buscando a Darwin en la Plaza San Martín: ¿Qué pensamos los limeños sobre la evolución del ser humano?

Escribe: Héctor Aponte, miembro de la SSH

La percepción sobre nuestro espacio determina las acciones y actitudes que tomamos frente al mismo. Cada vez que esta percepción se encuentre sesgada o cegada, tendremos una lectura inadecuada, y como consecuencia acciones incompatibles con las necesidades actuales de la sociedad.

De allí la importancia de formar generaciones escépticas y con pensamiento crítico, que puedan discernir entre lo que es cierto y lo que intentan vendernos como verdad. Parte de la lectura de nuestro entorno implica la forma en cómo nos ubicamos en el tiempo y en el espacio.

Desde una perspectiva antropocéntrica, los seres humanos somos el apicem y la razón de ser de cada cosa en nuestro planeta. Esta visión de nuestro entorno viene siendo nutrida año tras año por ideas religiosas (sin ninguna evidencia más que la fe) que ubican al ser humano en la cumbre de un proceso (o momento) denominado creación.

Por otro lado, tenemos el enfoque evolutivo, el cual desarrolla un discurso científico (con toneladas de evidencia) que explica cómo los seres humanos provenimos de especies de primates predecesores, estos a su vez de reptiles, estos de peces y estos de organismos cada vez más simples; todo ello regido por un mecanismo denominado por Charles Darwin como selección natural.

Esta última posición viene siendo reforzada por (más toneladas de) evidencia que muestra que la edad de la Tierra es de aproximadamente 4,5 mil millones de años y que la historia natural de nuestro linaje (el linaje que da origen al Hommo sapiens) empieza aproximadamente hace 4 millones de años.

En esta coyuntura, resulta interesante tener una idea de lo que piensa la población de nuestra localidad. Entendemos que la población peruana es una de las más religiosas de nuestro planeta, por lo que se presume que su percepción debería estar ligada principalmente hacia las percepciones religiosas.

Pero como no queremos asumir, sino trabajar con evidencia, un grupo de investigación de la Universidad Científica del Sur optamos por realizar una encuesta en Lima Metropolitana.

Para ello se encuestó un total de 384 personas mayores de 18 años de Lima metropolitana. Ellas fueron evaluadas por medio de una encuesta oral (dicha cantidad es el número mínimo muestral para la población de Lima con un 5% de margen de error; además, cada distrito fue muestreado de manera proporcional a la abundancia relativa de su población con respecto a la de la capital).

De esta muestra, 182 personas fueron hombres y 202 fueron mujeres; 273 indicaron haber tenido educación superior (completa o incompleta), 105 educación secundaria completa y 6 educación primaria completa.

La prueba tenía dos preguntas relacionadas con la historia natural del ser humano, basadas en las encuestas realizadas internacionalmente (mostradas en el libro de Dawkins, 2010). Se evaluaron dos preguntas:

Pregunta 1: Seleccione la alternativa correcta

  • a) Los seres humanos se han desarrollado durante millones de años de formas de vida menos avanzadas, pero Dios guió este proceso.
  • b) Los seres humanos se han desarrollado durante millones de años de formas de vida menos avanzadas, pero Dios no tuvo parte en este proceso.
  • c) Dios creó a los seres humanos prácticamente en su forma actual en un momento en los últimos 10.000 años más o menos.

Pregunta 2: Indique verdadero o falso

  • a) Los seres humanos, tal como los conocemos hoy en día, se desarrollaron a partir de especies de animales anteriores (_)
  • b) Los primeros seres humanos vivían al mismo tiempo que los dinosaurios (_)

 

Los resultados se pueden apreciar de manera resumida en las figuras 1, 2, 3 y 4. Estos datos indican que:

un 34% de la población de Lima desconoce el pasado de nuestra especie de al menos unos 70000 años, así como la historia evolutiva de los homínidos, que tiene al menos unos 4 millones de años;

el 48% no está de acuerdo con que nos hayamos desarrollado de otras especies animales;

y el 32% considera que los seres humanos vivimos al mismo tiempo que los dinosaurios.

El presente estudio fue enviado a la revista científica Biologist (Lima) de la Universidad Nacional Federico Villareal, donde ha sido publicado recientemente y donde se pueden encontrar más detalles del trabajo.

El trabajo, liderado por los profesores Héctor Aponte y Daniel Barona, junto con Andrea Pazos; Diego Ildefonso; Jannyna Mires; Luis Rios y Daniela Thorne (quienes son estudiantes de Biología Marina de la Científica del Sur) nos sugiere que los resultados obtenidos deben ser utilizados para establecer políticas que permitan un acercamiento entre la población general y los científicos. En el artículo los miembros del grupo de investigación indican:

“Desde que nacemos, los seres humanos empezamos a explorar nuestro entorno y a nosotros mismos. Con ayuda de nuestros sentidos vamos conociendo el espacio que nos rodea y fijando ideas sobre cómo este funciona. (… ) Las formas en que la población va adquiriendo conocimiento determinan su cultura, tradiciones y estilos de vida. (…) Los educadores debemos enseñar a nuestros estudiantes a desarrollar el pensamiento crítico, que permita discernir entre lo que es real y lo que es producto de la fantasía o la ilusión. Para ello es fundamental enseñar cómo y de dónde adquirir la información (en una época donde la información está en todos lados, esto es fundamental). En esencia: enseñar a cómo pensar y no a qué pensar”.

En el artículo se identifica también una responsabilidad de parte de la ciudadanía de acercarse más a la ciencia y de reconocer su importante labor en la vida diaria. Las medicinas, la tecnología, los medios de transporte, los alimentos y gran parte de los bienes que utilizamos a diario son obtenidos gracias a avances tecnológicos que se han logrado como fruto de investigaciones científicas. Debemos ser conscientes de ello de manera que se vea traducido en políticas públicas de fomento de la investigación.

 

Si desea leer el trabajo completo lo puede leer aquí:

https://www.academia.edu/35519851/ARE_WE_DENYING_OUR_NATURAL_HISTORY_RESULTS_OF_A_METROPOLITAN_LIMA_SURVEY_PERU_ESTAREMOS_NEGANDO_NUESTRA_HISTORIA_NATURAL_RESULTADOS_DE_UNA_ENCUESTA_PARA_LIMA_METROPOLITANA_PER%C3%9A

 

Figura 1. Respuestas a la pregunta 1: Seleccione la alternativa correcta. Los valores sobre las barras representan el número de encuestas. Los diferentes colores representan el nivel de educación: Primaria(rojo), secundaria (azul) y superior (verde).

Figura 1. Respuestas a la pregunta 1: Seleccione la alternativa correcta. Los valores sobre las barras representan el número de encuestas. Los diferentes colores representan el nivel de educación: Primaria(rojo), secundaria (azul) y superior (verde).

 

Figura 2. Respuestas a la pregunta: Indique si es verdadero o falso: Los seres humanos, tal como los conocemos hoy en día, se han desarrollado a partir de especies animales anteriores. Los valores sobre las barras representan el número de encuestas. Los diferentes colores representan el nivel de educación: Primaria(rojo), secundaria (azul) y superior (verde).

Figura 2. Respuestas a la pregunta: Indique si es verdadero o falso: Los seres humanos, tal como los conocemos hoy en día, se han desarrollado a partir de especies animales anteriores. Los valores sobre las barras representan el número de encuestas. Los diferentes colores representan el nivel de educación: Primaria(rojo), secundaria (azul) y superior (verde).

 

 

 Figura 3. Respuestas a la pregunta: Indique si es verdadero o falso: Los primeros seres humanos vivían al mismo tiempo que los dinosaurios. Los valores sobre las barras representan el número de encuestas. Los diferentes colores representan el nivel de educación: Primaria(rojo), secundaria (azul) y superior (verde).


Figura 3. Respuestas a la pregunta: Indique si es verdadero o falso: Los primeros seres humanos vivían al mismo tiempo que los dinosaurios. Los valores sobre las barras representan el número de encuestas. Los diferentes colores representan el nivel de educación: Primaria(rojo), secundaria (azul) y superior (verde).

 

 

 

Figura 4. Respuestas para las preguntas 1 (a) y 2a (b) en la población agrupada en dos rangos de edad. En la letra (a) los colores representan las opciones a (azul), b (naranja) y c (plomo) de la pregunta 1. En la letra (b) los colores representan la respuesta como verdadero (azul) y falso (naranja).

Figura 4. Respuestas para las preguntas 1 (a) y 2a (b) en la población agrupada en dos rangos de edad. En la letra (a) los colores representan las opciones a (azul), b (naranja) y c (plomo) de la pregunta 1. En la letra (b) los colores representan la respuesta como verdadero (azul) y falso (naranja).