Descreídos Viernes, 15 febrero 2019

Un congresista y las momias de Nasca: cuando la pseudociencia es peor que una película de terror

Título original: Armando Villanueva y las momias de Nasca: Cuando la pseudociencia es peor que una película de terror

Escrito por: Luca (Sociedad Secular Humanista del Perú)

Momia humanoide denominada “María” Foto: Cortesía de Fabrice Demeter

Momia humanoide denominada “María” Foto: Cortesía de Patrice Demeter

El congresista Armando Villanueva parece no desistir aún de llevar adelante su extravagante proyecto de Ley que busca declarar de interés histórico y cultural la investigación de las “momias tridáctilas de Nasca”. Como muchos recordarán, el congresista hizo las gestiones para que se llevara a cabo una mesa de trabajo en una de las salas del Congreso de la República con el fin de impulsar su proyecto.

EL TEAM RUSO

Las estrellas de aquella mañana fueron los ponentes rusos, el mundialmente conocido pseudocientífico Konstantin Korotkov y su amigo, el odontólogo Dmitry Galetsky.

Korotkov es quien lidera la investigación de las “momias de Nasca” para la productora norteamericana GAIA, una suerte de Netflix esotérico que financia gran parte de la investigación. Desde que GAIA lanzó la serie pay-per-view de las momias de Nasca generó, sólo en 2017, casi 30 millones de dólares en ingresos.

Korotkov es también conocido en Rusia como un pseudocientífico, pues sus datos aparecen en el website ruso de pseudocientíficos Freakopedia. Además de colaborar con GAIA, se dedica a la promoción de una cámara que, según él, toma fotos del alma y cuyo precio es de US$ 1800 en su versión 2.0.

Korotkov asegura ser profesor en la Universidad ITMO de San Petersburgo. Sin embargo, dicha universidad niega tener relación alguna con él, información que se puede corroborar accediendo al website de la misma universidad, donde Korotkov no aparece en la lista de docentes.

Korotkov tiene más de diez años de relación con GAIA, y es quien ha interpretado varios de los informes emitidos por los laboratorios que recibieron muestras de las “momias humanoides”. Llegó a conclusiones tan disparatadas, que reconocidas cadenas de noticias como RT o Telesur se vieron obligadas a editar la nota o agregar una advertencia al lector debido a la cuestionable trayectoria de Korotkov.

Por otro lado, Dmitry Galetsky se graduó en la Universidad Estatal de San Petersburgo Pavlov Primera como odontólogo en 1996, y actualmente trabaja como cirujano dentista en una clínica odontológica en la ciudad de San Petersburgo. La intervención de Galetsky en la sala del Congreso alcanzó su cénit cuando habló de embriología. Así es: un cirujano dentista hablando de embriología, además de antropología y de la fisiología del aparato reproductor.

EL TEAM MEXICANO

Las otras estrellas de aquella mañana llegaron de México: el Dr. José de Jesús Zalce Benítez y el biólogo José de la Cruz Ríos López. Ambos profesionales son cuestionados por su estrecha relación con Jaime Maussan, pues en el pasado han avalado las “investigaciones ufológicas” de quien es considerado por muchos el más grande promotor de “desaciertos” ufológicos. Todo lo que toca Jaime Maussan enciende las alarmas de fraude, no por nada los motores de búsqueda llevan asociando su nombre a la palabra hoax por más de una década en todos los idiomas.

Y DESDE COLOMBIA

La interpretación de los reportes de ADN estuvo a cargo de Clara Martínez, defensora del proyecto tridáctilo en YouTube e ingeniera agrónoma de nacionalidad colombiana, quién tomó un curso acelerado online de genética forense para la ocasión.

Los pocos asistentes a la presentación de aquella mañana eran ufólogos y amistades de Thierry Jamin, un conocido aventurero francés radicado en Cusco, director de la ONG Inkari e iniciador del proyecto tridáctilo que recaudó $44 393 en donaciones para “iniciar la investigación” en marzo del 2017.

EL QUID DEL ASUNTO

_El quid del asunto radica en que las supuestas “momias humanoides” son en realidad momias reales prehispánicas huaqueadas y modificadas con el fin de darle una apariencia alienígena, tal como lo demostró el destacado paleontólogo peruano Rodolfo Salas Gismondi hace más de un año. Pero no ha sido el único debunk del hoax.

En julio de 2017, el investigador y documentalista Británico Steve Mera tuvo acceso a todas las “momias de Nasca” en su visita al Perú. Luego de analizar las muestras de ADN e informes, su equipo de profesionales concluyó que la momia más grande, llamada “María”, es el único cuerpo real de la colección, pero aseguró que había sido alterada profesionalmente por huaqueros con el fin de aumentar su valor en el mercado negro. En agosto de 2018, Steve Mera lanzó un documental sobre el caso.

En setiembre de 2017, Konstantin Korotkov, camarada mencionado líneas arriba, contactó al equipo de antropólogos y paleozoólogos del website ruso Antropogenez.ru y les entregó más de 1GB de material de todas las momias con la esperanza de obtener un informe favorable a los intereses de GAIA. El material entregado incluía radiografías, tomografías y fotografías de todas las momias. Un mes después, el equipo de Antropogenez.ru contactó a Korotkov para entregarle los resultados, pero Korotkov ignoró el informe y se alejó definitivamente. El motivo: los antropólogos llegaron a la conclusión de que eran momias prehispánicas modificadas.

En octubre de 2017, Alain Froment y Patrice Demeter, antropólogos del Musée de l’Homme en Paris, Francia (uno de los más importantes museos de antropología del mundo), tuvieron acceso a más de 5Gb de material de todas las momias que contenían radiografías, fotografías y tomografías de las “momias humanoides”. Desbarataron el fraude en vivo, en el programa francés BTLV.

El 19 de noviembre de 2018, la Asociación Peruana de Astrobiología organizó en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos un análisis científico de las “momias de Nasca”. El equipo de científicos peruanos estuvo liderado por el Dr. Flavio Estrada, arqueólogo forense y miembro fundador del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses del Ministerio Público del Perú. El material que analizaron fue el mismo al que tuvieron acceso los antropólogos del Musée de l’Homme, y los antropólogos rusos de Antropogenez.ru. Las conclusiones fueron las mismas: momias prehispánicas modificadas y cuerpos pequeños armados con huesos de neonatos y animales.

Finalmente, el 26 de enero pasado, la Asociación Arqueológica Universitaria de Borgoña, Francia, emitió un comunicado, vía Facebook, en el que repudiaba la promoción de las “momias humanoides”, las cuales calificó de “desastre arqueológico”.

Esta imagen muestra las grotescas modificaciones en pies y manos de la momias María. Fotos: Cortesía de Steve Mera.

Esta imagen muestra las grotescas modificaciones en pies y manos de la momias María. Fotos: Cortesía de Steve Mera.

¿DE DÓNDE SALIERON LAS MOMIAS?

No existe un contexto arqueológico. Las momias aparecieron de la noche a la mañana en Palpa, de manos de Leandro Benedicto Rivera Sarmiento, alias “Mario”. “Mario” fue arrestado en 2007 por falsificar billetes y oro, y en 2010 por integrar la banda de “Los Palpeños de Ica”, que se dedicaba al tráfico de momias y textiles de la Cultura Nasca. Actualmente se desconoce el paradero exacto de las momias, sólo los promotores del caso tienen acceso a ellas. Las razones son obvias: analizar rigurosamente las momias significaría el fin del circo.

Cabe mencionar que Jaime Maussan y el equipo de “promotores del caso” han venido demonizando al Ministerio de Cultura y a todas las personas que estén en contra de las “momias de Nasca”, acusándolos de tratar de ocultar la verdad. Y como si fuera poco, Jaime Maussan ofrece US$ 40 000 de recompensa a quien pueda “armar” una momia similar. Este anuncio fue duramente criticado en las redes sociales por ser considerado una abierta incitación al huaquerismo.

LAS GESTIONES TRIDÁCTILAS DEL CONGRESISTA ARMANDO VILLANUEVA

Ante tantos visos de fraude, y a pesar de existir una investigación abierta por el Ministerio Público (investigación extrañamente congelada en la fiscalía de Palpa por más de un año) a solicitud del Ministerio de Cultura por el delito contra los monumentos arqueológicos, el congresista Armando Villanueva, además de elaborar un proyecto de Ley, ha venido gestionando varias actividades en favor de los promotores del caso. En noviembre del año pasado, el congresista declaró al semanario Hildebrandt en sus Trece que hizo las gestiones necesarias para que se realicen tomografías a todas las momias, empleando los tomógrafos más avanzados de un hospital del Seguro Social del Cusco.

Las últimas semanas, los promotores del caso han venido anunciando, por Facebook nuevas investigaciones en la Universidad Nacional San Luis Gonzaga de Ica, hecho que causó la indignación del Centro de Estudiantes de Arqueología de dicha universidad, que emitió un comunicado donde reprueba “el accionar doloso contra nuestro patrimonio”. Los profesores de la Escuela de Arqueología de la misma universidad también mostraron su indignación y rechazo a través de un comunicado dirigido a la opinión pública.

Nuevamente, el congresista estuvo gestionando, junto a Jaime Maussan, ufólogos, la ONG Inkari, y profesores de dicha universidad, la posibilidad de que esta casa de estudios investigue con los “científicos” de Jaime Maussan e Inkari a las “momias de Nasca”.

El congresista Armando Villanueva al lado de Jaime Maussan y ufólogos, encabezando la reunión con profesores de la Universidad San Luis Gonzaga de Ica. Fuente: https://bit.ly/2DjHH2u

El congresista Armando Villanueva al lado de Jaime Maussan y ufólogos, encabezando la reunión con profesores de la Universidad San Luis Gonzaga de Ica. Fuente: https://bit.ly/2DjHH2u

Es indignante que un congresista use su cargo para gestionar el uso de recursos públicos en beneficio de intereses particulares en un caso que viene dañando gravemente la imagen de nuestro patrimonio cultural. Pero resulta muy preocupante, desde el punto de vista del nivel cultural de la sociedad en general, que este fraude haya avanzado tanto entre la opinión pública. Es el Ministerio de Cultura el que está en el ojo de la tormenta, pero el Ministerio de Educación también debería preocuparse.